jueves, 1 de noviembre de 2012

Oxi... ¿qué?

publicado el 25 de octubre de 2012, en la columna "Con peras y manzanas" del Diario de Morelos



La primera vez que escuché la frase “inteligencia artificial”, allá por los ochenta, sonreí. En mi muy personal concepción antropocéntrica, la inteligencia era una característica exclusivamente humana. Por eso, inteligencia artificial me parecía un oxímoron, una frase bellamente construida, compuesta de dos conceptos opuestos a partir de los que emerge un nuevo significado.  ¿Cuántos no se atacaron ante la posibilidad de contar con máquinas pensantes que algún día fuesen más brillantes que nosotros? Hay un sinnúmero de novelas y películas que tratan el tema, entre las más populares tenemos la trilogía de “Matrix” de los hermanos Wachowski, o “I.A.” de Spielberg.  Hoy inteligencia artificial es un término ampliamente conocido y un concepto socialmente aceptado. Ya nadie se asusta ante la idea de tener gente construyendo máquinas que aprendan, que reconozcan e incluso que razonen, basadas en ciertos conjuntos de reglas.

Hace unos cinco años otro oxímoron me hizo sonreír: “biología sintética”. Inmediatamente pensé en la primera vez que escuché la palabra “sintética”, y eso fue allá en los setenta. Recuerdo que ante la crisis de aquél entonces, comprar artículos de piel genuina era prohibitivo. Había chamarras de piel sintética, de hecho, prácticamente toda la ropa que usábamos era de fibras sintéticas. De ahí que escuchar la frase “biología sintética” tenga ese sabor de contradicción que todo oxímoron que se respete nos provoca.

Atestiguar cómo el conocimiento humano va empujando fronteras, dotando de inteligencia a un montón de “fierros”, o aplicando ingeniería a proteínas y enzimas, es un privilegio que tenemos los que poblamos este siglo. Robando su oxímoron a Borges, presenciar la “graciosa torpeza” con que avanza el saber humano es un placer doloroso, envuelto en redefiniciones, que confronta nuestras certezas y nos pide continuamente una mente abierta a nuevos significados.

2 comentarios:

  1. No sé si esto también sea otro oxímoron, pero ahora tenemos una nueva ciencia: La Epigenética. Sabes algo sobre esto Karla?...saludos!!

    ResponderEliminar
  2. Pedro, que mal tino he tenido! Ya llevaba yo una disertacion (bastante larga y aburrida por cierto) sobre los fenómenos epigenéticos y teclee no sé que, que me regresó a la página anterior y... "sin salvar"...
    Creo que la definición de Epigenética como nueva ciencia le queda grande, es una disciplina que estudia todos aquellos cambios en los genomas que no tienen naturaleza estrictamente genética (metilaciones debido a características ambientales por ejemplo). Lo rico del asunto es que la capacidad de la humanidad para descubrir y clasificar todos los fenómenos es asombrosa y nos permite en esa "disección" especializar el estudio y profundizar, creo que es igual de importante tener científicos que se resistan a la especialización y se concentren en ver el todo como eso, como la suma de partes y lo traten de manera integral... Así avanzaremos en lo profundo y lo amplio en la comprensión de nuestra realidad. Saludos!

    ResponderEliminar